WFH NETWORK

Ayudando a marcar la diferencia en Venezuela

Todas las personas afiliadas a la Federación Mundial de Hemofilia [FMH] colaboran arduamente para ayudar a marcar la diferencia en las vidas de las personas de la comunidad mundial de trastornos de la coagulación.

Si bien las pruebas empíricas del éxito de estas iniciativas se encuentran en las páginas del Sondeo Mundial Anual de la FMH, también nos da gusto compartir las experiencias personales de quienes están agradecidos por la ayuda que podemos ofrecer.

Las siguientes son las historias de tres personas que radican en Venezuela y la manera en la que la FMH ha tenido un impacto en sus vidas cotidianas.

Roddy Rojas - Hemofilia A grave
“Después de recibir este nuevo e innovador medicamento [donativo de concentrados de factor de coagulación], así fue como me sentí: Ya no tengo que levantarme temprano cada dos días para recibir el medicamento, dado que ahora solo necesito una inyección semanal. También puedo retomar actividades que antes no podía realizar físicamente y que tuve que abandonar. Siento que he recuperado mi calidad de vida. [Una vez más] soy una persona útil para la sociedad, para mi trabajo y para mi familia… Expreso estos pensamientos en señal deI apoyo… [que la FMH] nos ofrece a cada uno de nosotros.”
Jesús A. Lozada M. - Hemofilia A grave

“La falta de [opciones] de tratamiento a consecuencia de la crisis por la que atraviesa mi país [ocasionó] que abandonara mis estudios universitarios debido a las constantes recaídas que sufría. Como podrán imaginarse, esto también me afectó psicológicamente y me llevó a sentirme muy deprimido frecuentemente, además de pensar que no estaba dando todo lo que mi potencial me permitía dar.

Desde el momento en que empecé a recibir los donativos [de concentrados de factor de coagulación], he visto muchos cambios positivos en mi vida. Empezando por el hecho de que ya no siento ningún dolor permanente en mi cuerpo, y que las hemorragias en mi rodilla y otras articulaciones han disminuido considerablemente, lo que me permite caminar mejor y empezar a llevar una vida más normal. Esto me hace sentir muy optimista y he [podido] retomar mis estudios universitarios.”

Luis Rojas - Hemofilia A grave

“[El impacto de tener hemofilia A] cambió el ritmo de mi vida, abandoné actividades como bailar salsa, casinos y viajes. [También tuve que reducir la] intensidad de mi trabajo cotidiano porque la única manera de no enfermarme y faltar al trabajo es cuidarse a sí mismo extremadamente bien. En los pasados siete meses [desde que empecé a recibir los donativos de concentrados de factor de coagulación] he podido reiniciar actividades. Gracias a los donativos que recibió la Asociación Venezolana para la Hemofilia, de factor que permanece más tiempo en la sangre… [este donativo] cambió mi vida.”