WFH NETWORK

Brote del MERS y productos derivados de plasma para el tratamiento de la hemofilia

Desde septiembre de 2012, en 26 países del mundo se han presentado 1,348 casos del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés) confirmados con pruebas de laboratorio, entre los cuales se cuentan por lo menos 479 decesos relacionados con la enfermedad. Los casos más recientemente reportados han ocurrido en Corea del Sur.

El MERS es una enfermedad respiratoria viral causada por el coronavirus MERS-CoV. Las pruebas actuales indican que el MERS no representa un riesgo de transmisión a través de productos derivados de plasma, tales como concentrados de factor de coagulación. Los virus con ARN de envoltura lipídica, como los coronavirus, deberían eliminarse o inactivarse durante el proceso de fabricación de derivados de plasma mediante procedimientos intencionales de eliminación viral. Estos procedimientos, entre los que se cuentan filtración, calor, pasteurización, acidificación y tratamiento con detergentes, están validados para ser eficaces contra virus con ARN de envoltura lipídica. El MERS-CoV no es el mismo coronavirus que provocó el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS, por sus siglas en inglés) en 2003. No obstante, al igual que el virus del SARS, el MERS-CoV es muy similar a coronavirus encontrados en murciélagos.

Se cree que el MERS-CoV, como otros coronavirus, se propaga a partir de las secreciones respiratorias de una persona infectada, por ejemplo la tos. Todavía no se conoce con exactitud el mecanismo de transmisión. El MERS-CoV se ha propagado a partir de personas enfermas a otras personas mediante contacto cercano, y las personas infectadas han propagado el MERS-CoV a otras en entornos para la atención de la salud. Actualmente no se dispone de una vacuna que proteja contra el MERS.

Hasta ahora, todos los casos reportados están relacionados con países de la Península Árabe o cercanos a ella. La mayoría de las personas infectadas vive en la Península Árabe o viajo a ella recientemente, antes de enfermar. Algunas personas se han contagiado con el MERS-CoV luego de estar en contacto cercano con una persona infectada que había viajado recientemente a alguno de los países afectados. Las agencias de salud pública continúan estudiando los grupos de casos en varios países a fin de lograr una mejor comprensión de la manera en la que el MERS-CoV se propaga de una persona a otra.

El Centro Europeo para el Control de Enfermedades ha declarado que “El hecho de que no existan informes de transmisión a través de transfusiones de sangre o de trasplantes y la experiencia obtenida con la viremia provocada por el coronavirus similar causante del SARS, que pareció restringirse principalmente a pacientes sintomáticos, indica que el riesgo actual de transmisión del MERS-CoV a partir de donantes es muy bajo. Por lo anterior, en esta fase del brote no se consideran necesarios los aplazamientos específicos de donantes procedentes de los países afectados. Los criterios de seguridad aplicables a potenciales donantes que presentan síntomas respiratorios agudos son suficientes para identificar casos sintomáticos del MERS-CoV residentes en países afectados o procedentes de los mismos, y evitar que realicen donaciones de sangre, células, tejidos y órganos.”

La FMH continuará monitoreando el brote de MERS. Puede encontrarse información actualizada sobre el MERS en las siguientes páginas Internet (únicamente en ingles):

Organización Mundial de la Salud

Centros de Estados Unidos para el Control y Prevención de Enfermedades

Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades