WFH NETWORK

El poder de la colaboración en Armenia

La falta de acceso a la atención y el tratamiento en países en vías de desarrollo constituye un importante y urgente desafío de salud pública, dado que el costo de los productos de tratamiento es prohibitivo para la mayoría de las personas que padece trastornos de la coagulación.

Es imperativo que los gobiernos reconozcan que proporcionar productos de tratamiento garantizará la mejora continua de los resultados de salud y ofrecerá a esta población mejoras sostenidas en su calidad de vida. Asimismo, es necesario que los gobiernos continúen apoyando y financiando la infraestructura de salud requerida a fin de respaldar la atención de los pacientes. Una mayor inversión gubernamental permite el mejoramiento de la red de asistencia a los pacientes y ofrece una fundación sólida para incrementar las labores de cabildeo.

El nivel de atención actualmente disponible en Ereván, Armenia, sencillamente no existía antes de la llegada del actual modelo de colaboración entre la organización de pacientes, proveedores de atención médica, líderes gubernamentales y la ampliación del Programa de ayuda humanitaria de la Federación Mundial de Hemofilia (FMH).

El espíritu de colaboración en Armenia ha dado lugar a una mucho mayor calidad de vida para los pacientes, un mayor acceso a productos de tratamiento, y al establecimiento de un excelente equipo de proveedores de atención médica en un centro de tratamiento de hemofilia de vanguardia.

El sobresaliente nivel de atención que se ofrece en este centro es resultado de la visión, la ardua labor y el compromiso de muchas personas, y recibe el apoyo tanto del Ministerio de Salud armenio como del Programa de ayuda humanitaria de la FMH.

Armenia constituye un excelente ejemplo del poder de la colaboración. Este modelo demuestra por qué es imperativo que gobiernos de todo el mundo ofrezcan productos de tratamiento y fortalezcan la atención de la hemofilia a fin de garantizar mejoras continuas en los resultados de salud y en la calidad de vida de las personas con trastornos de la coagulación.

Hasta que los países logren mantener el abastecimiento de productos de tratamiento a su comunidad de trastornos de la coagulación, el Programa de ayuda humanitaria de la FMH proporcionará tratamiento a poblaciones desatendidas que de otro modo no necesariamente podrían someterse a intervenciones preservadoras de las extremidades y de la vida.

Los resultados de la ampliación del Programa de ayuda humanitaria de la FMH demuestran el impacto directo del abastecimiento de productos de tratamiento. Un número cada vez mayor de contribuyentes de la comunidad mundial de trastornos de la coagulación ha aceptado el desafío de proporcionar un abasto sustentable y pronosticable de productos donados. La contribución visionaria de Bioverativ y Sobi al Programa de ayuda humanitaria de la FMH se traduce en 500 millones de UI durante cinco años (del 2015 al 2020). Bioverativ y Sobi también hacen sustanciales aportaciones financieras continuas para apoyar los aspectos logísticos de la entrega del producto y la capacitación de proveedores de atención y pacientes en los países receptores de la ayuda humanitaria. Además, el compromiso durante ocho años (del 2014 al 2021) de Grifols, por un total de 200 millones de UI, junto con el compromiso de diez años (del 2009 al 2018) de CSL Behring, por un total de 22 millones de UI, y el acuerdo de tres años (del 2017 al 2019) con Green Cross, por 6 millones de UI, permitirán un flujo más pronosticable y sustentable de donaciones de ayuda humanitaria a la comunidad mundial.

Si desea escuchar historias personales sobre el poder de la colaboración para garantizar el apoyo gubernamental visite www.treatmentforall.org.