WFH NETWORK

Forjar un sendero sólido: la FMH da la bienvenida a su nuevo director ejecutivo, Alain Baumann

Trabajar para una organización internacional sin fines de lucro como la Federación Mundial de Hemofilia (FMH) es algo que Alain Baumann siempre buscó.

Es lo que lo condujo a dejar el mundo corporativo hace 10 años y lo que lo llevó a aceptar el cargo como nuevo director ejecutivo de la FMH en 2015.

“Estaba buscando una carrera que fuera todavía más gratificante, trabajando para organizaciones cuyas misiones pudiera adoptar con fervor. Mejorar la atención de los pacientes fue siempre mi pasión, aunque se lograra de diferentes maneras: mediante nuevas tecnologías, facilitando el diálogo entre los sectores público y privado, ayudando a los cirujanos a realizar mejores cirugías, solo por mencionar algunas de ellas”, explica Baumann.

Hasta hace poco, Alain Baumann fue director ejecutivo de AOSpine International, la mayor comunidad de cirujanos de la columna, de todo el mundo. Anteriormente se desempeñó como director de la Comunidad de atención de la salud del Foro Económico Mundial. El primer contacto de Baumann con la FMH tuvo lugar hace aproximadamente 15 años, cuando era vicepresidente de comercialización para Baxter Healthcare. Con las habilidades adquiridas en estos estratégicos cargos de liderazgo, así como con su amplia experiencia corporativa en el sector de la atención de la salud, Alain Baumann podrá encabezar eficazmente a la FMH en los años por venir.

“Lo que me parece más fascinante es que la FMH ha logrado ser reconocida como una plataforma única para el diálogo y la cooperación entre personas con trastornos de la coagulación, familiares, la comunidad médica, gobiernos e industria. Esta es una situación singular para una comunidad relativamente pequeña en comparación con cualquier otro trastorno médico”, comenta Baumann. “Siempre reconocí que la mayor fortaleza de la FMH es su unidad. Este es verdaderamente uno de los mayores desafíos que cualquier organización de voluntarios puede enfrentar. Hoy tenemos la fortuna de no enfrentar una crisis de “unificación” como ocurrió hace 20 años; la seguridad sigue siendo una prioridad, pero hoy, en una época de cambios, la interpretación y las expectativas pueden variar considerablemente.”

No obstante, antes de empezar el trabajo real como nuevo director ejecutivo, Baumann reconoce que debe estudiar a la organización y a la comunidad desde una perspectiva más amplia, participando de lleno en las actividades cotidianas de la FMH.

“Antes de cualquier acción, mi primera prioridad será entender mejor a la organización, comprender las expectativas clave de sus ONM, de los miembros de su consejo directivo y de su personal”, declara Baumann. “La FMH no puede permanecer inmóvil; necesita adaptarse a los cambios que nos afectarán. Muchos trastornos médicos están compitiendo por los mismos recursos limitados que nos forzarán a siempre innovar.”

Para mantener su enfoque y determinación en su vida profesional, Baumann aprovecha las lecciones que le ofrece una de sus principales pasiones: la música clásica. Además de despejar su mente, la música clásica le ha brindado otro ingrediente clave. “No toco un instrumento, pero además de solamente disfrutar de la música siempre me ha fascinado observar el estilo de liderazgo de algunos de los principales directores del mundo. Con el tiempo, el estilo ha cambiado; ya nadie puede tener éxito con un estilo de gestión puramente autocrático. Mi expectativa es ser el habilitador para que la comunidad ejecute en armonía una misma partitura a fin de lograr la visión común de Tratamiento para todos.”

Baumann reconoce la maravillosa evolución de la FMH desde el primer programa de la AMP diseñado por Brian O’Mahony, el cual solo podía concretarse gracias a la pasión de sus presidentes, consejos directivos y personal. También espera poder integrarse completamente a la FMH y familiarizarse de nuevo con la comunidad de trastornos de la coagulación. Su objetivo es mantener la relevancia de la FMH y su comunidad para todos los aliados y partes interesadas en la meta de lograr Tratamiento para todos.

“No quisiera ser negligente y deseo agradecer al equipo de la sede en Montreal, y particularmente a Elizabeth Miles, por todo el trabajo que realizaron durante el periodo interino. Me siento honrado de haber sido elegido por su comité de selección y espero ansioso el momento de dejar las montañas suizas para llegar a Ia que me dicen es la hermosa isla de Montreal.”