WFH NETWORK

Hacer posible el tratamiento de hemorragias agudas en Kenia

El tratamiento para personas con trastornos de la coagulación en Kenia ha mejorado considerablemente durante los últimos cinco años. Este cambio fue posible gracias a los esfuerzos de colaboración entre el Programa de ayuda humanitaria de la Federación Mundial de Hemofilia (FMH) y la Asociación de Hemofilia de Kenia (AHK), la organización nacional miembro de la FMH, en dicho país. En 2019 se proporcionaron a esta nación africana cerca de 5 millones de unidades internacionales (UI) de factor. Desde el 2015, el Programa de ayuda humanitaria de la FMH ha proporcionado aproximadamente 17 millones de UI de factor a quienes las necesitan en el país. Conforme se ha incrementado la disponibilidad del tratamiento en Kenia ha aumentado el número de personas con hemofilia identificadas y que recibe tratamiento.

El doctor Festus Njuguna, del Hospital Universitario y de Referencias Moi, en Eldoret, explica que, inicialmente, el hospital contaba con una capacidad limitada para diagnosticar trastornos de la coagulación y también tenía un inventario limitado de productos de tratamiento. El factor donado a través del Programa de ayuda humanitaria de la FMH ha modificado completamente esta situación y ha permitido el tratamiento de hemorragias agudas en el hospital. El resultado ha sido una mejoría enorme en las vidas de las personas con trastornos de la coagulación en el país, particularmente las de los niños.

Un conmovedor ejemplo del efecto de las donaciones del Programa de ayuda humanitaria de la FMH es Steve, un chico de 8 años con hemofilia A. Steve llegó al hospital con una hemorragia cerebral que los médicos no lograban detener. Judy ‒la mamá de Steve‒ recuerda ese día como el inicio de una dura y traumática jornada. La situación era particularmente difícil para ella porque había perdido a su primer hijo a causa de la hemofilia. Cuenta que los médicos le explicaron que le administrarían factor a Steve, pero que sería muy costoso. Ella les dijo que lo hicieran, pero cuando le preguntaron cómo lo pagaría, respondió “no sé, pero lo que quiero es que no dejen morir a mi hijo.”

Afortunadamente, un giro en los acontecimientos terminaría literalmente modificando la vida de Steve. El hospital puso a Judy en contacto con el doctor Kibet Shikuku, presidente de la AHK. Shikuku le explicó que contaba con factor que podía proporcionarle a su hijo. Cuando Judy le preguntó cuánto costaría el tratamiento, el doctor le respondió que sería gratuito. Ella recuerda haber pensado, “¿En serio? No podía creer que fuera verdad.” Steve recibió tratamiento y ‒de no ser por una cicatriz en su frente‒ ahora es un niño sano y activo que va a la escuela. Recibe tratamiento profiláctico, y Judy tiene la certeza de que en el futuro tendrá acceso al tratamiento, si llegara a ser necesario.

El hijo de Jeremy Ngurichana es otro niño beneficiado gracias al Programa de ayuda humanitaria de la FMH. Ngurichana explica que, antes de que su hijo empezara a recibir factor donado, él había tenido que cerrar su negocio y eventualmente dejar de trabajar para cuidar al menor. Afirma que fue un enorme desafío para él y su esposa. Ahora que su hijo tiene acceso al tratamiento, su vida ha cambiado. Un día, ya estando bajo tratamiento, el chico se lesionó levemente y, gracias a su régimen profiláctico, la cortada apenas sangró. Este aparentemente pequeño suceso marcó un hito en la vida del niño.

El Programa de ayuda humanitaria de la FMH ha hecho posible el tratamiento de las hemorragias, su prevención y, en algunos casos, inclusive revertir la morbilidad en Kenia. También ha permitido mejoras en la atención en términos de incrementar la instrucción y mejorara el diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la coagulación. Asimismo, la seguridad de un suministro de productos estable y previsible ha hecho posible proporcionar a los niños regímenes profilácticos. El Hospital Universitario y de Referencias Moi incluso ha establecido una clínica exclusiva para personas con trastornos de la coagulación. Los pacientes pueden acudir a ella sin cita, recibir el tratamiento que necesitan y ser atendidos por un médico familiarizado con su trastorno. Esto ha mejorado la atención en general y también ha reducido las estancias en el hospital.

Acerca del Programa de ayuda humanitaria de la FMH

El Programa de ayuda humanitaria de la FMH mejora la falta de acceso a la atención y el tratamiento ofreciendo un apoyo muy necesario a las personas con trastornos de la coagulación hereditarios de países en vías de desarrollo. Al proporcionar un flujo más previsible y sustentable de donaciones de ayuda humanitaria, el Programa de ayuda humanitaria de la FMH hace posible que los pacientes tengan acceso al tratamiento y la atención de manera consistente y confiable. Nada de esto sería posible sin el generoso apoyo de Sanofi Genzyme y Sobi, nuestras contribuyentes visionarias fundadoras; de Bayer, nuestra contribuyente visionaria; de Grifols y Roche, nuestras contribuyentes líderes; y de nuestra contribuyente CSL Behring. Para saber más acerca del Programa de ayuda humanitaria de la FMH visite www.treatmentforall.org.

 

HA Logo