WFH NETWORK

Historias de éxito relacionadas con la COVID-19: Líbano, Túnez y Sudán

La siguiente es la primera de una serie de tres partes sobre la manera en la que ONM de la región del Medio Oriente han respondido a la pandemia causada por la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID‑19), impulsando al mismo tiempo sus esfuerzos de cabildeo a fin de garantizar un mejor acceso a la atención y el tratamiento para sus comunidades de trastornos de la coagulación. Sus métodos reflejan las singulares realidades de cada país en términos de capacidad, políticas de salud pública, e infraestructura de salud. La FMH aplaude su creatividad y dedicación.

La región del Medio Oriente ha mostrado una enorme resiliencia ‒y un gran sentido de comunidad‒ ante los desafíos de los últimos meses. Durante décadas ya, las ONM del Medio Oriente han establecido alianzas con gobiernos y equipos médicos, instruyendo a personas con trastornos de la coagulación y a sus familiares, y abogado por un mejor acceso al tratamiento y a la atención en el hogar. Aprovechando esta historia sobre la crisis de la COVID-19, continúan encontrando nuevas maneras de apoyar a sus respectivas comunidades de trastornos de la coagulación.

Ahora, organizaciones nacionales miembros (ONM) y centros de tratamiento de hemofilia (CTH) del Medio Oriente han acelerado su labor a fin de instaurar medidas para atender y proteger a sus comunidades durante la crisis de la COVID-19. Se encuentran echando mano de lecciones aprendidas en mejores momentos y adaptándolas a sus necesidades actuales. En contextos en los que los sistemas de seguridad social son inadecuados, la principal preocupación para muchas ONM son los problemas económicos que enfrentan las personas con trastornos de la coagulación y sus familias, debido a la pérdida de sus empleos o de días laborales. Si bien la FMH y nuestra comunidad permanecen comprometidas a trabajar a fin de lograr nuestra visión de Tratamiento para todos, las ONM también encuentran necesario adaptarse a las realidades actuales.

En Líbano, el Ministerio de Salud ofrece diagnóstico y tratamiento gratuito para la COVID-19 a través de hospitales gubernamentales en Beirut y en todo el país. Donativos de personas libanesas de todos los ámbitos han contribuido al equipamiento de pabellones especializados y al pago de las cuotas de tratamiento de la COVID-19 para la población en general. Por su parte, la Asociación Libanesa de Hemofilia (ALH) también encontró una manera concreta de proporcionar apoyo directo a las familias de personas con trastornos de la coagulación que han resultado afectadas social y económicamente por la crisis, proporcionando alimentos y artículos esenciales para apoyar a los miembros. El vicepresidente de la ALH, el doctor Ali Taher, hizo un donativo que permitió a la ALH proporcionar cupones a 42 familias de todo Líbano registradas con la ONM. La presidente de la ALH, Solange Sakr El-Hage, declaró que “tenemos el deber de mantener las puertas de nuestra asociación abiertas tanto para proporcionar tratamiento, como para velar por el bienestar de nuestra comunidad de trastornos de la coagulación, la comunidad de refugiados, y futuros pacientes”.

La Asociación Tunecina de Hemofilia (ATH) ‒que trabaja en estrecha colaboración con las redes de CTH en la capital, Túnez, así como en Sousse y Sfax‒ se toma igualmente a pecho los riesgos de salud para las personas con trastornos de la coagulación relacionados con la COVID-19. Taoufik Raissi, presidente de la ATH, afirmó que “una de las características de la actual situación sanitaria es la solidaridad y la cohesión entre la ONM y la comunidad, y entre las mismas familias. Lo que quisiera enfatizar es la comprensión que observamos entre los profesionales de la salud para proporcionar factor de manera rápida y segura”. Por ejemplo, el CTH del Hospital Aziza Othmana encabezó los esfuerzos para garantizar que las personas con trastornos de la coagulación fueran bien atendidas y protegidas de la COVID-19, reduciendo sus visitas al hospital. La doctora Emna Gouider afirmó que “trabajando en colaboración con el gobierno y nuestras ONM, nuestros CTH siguieron las recomendaciones de la FMH de manera temprana a fin de reducir las visitas al hospital”.

En Sudán, La ONM está enfocada en asegurarse que las personas con trastornos de la coagulación en Jartum y otras grandes ciudades reciban factor para administrarlo en casa. La doctora María Satti, directora del CTH de Jartum, señaló que, al proporcionar tratamiento a personas con trastornos de la coagulación en zonas remotas “es extremadamente importante instruir a los pacientes sobre cómo controlar sus hemorragias en casa. Debido a las grandes distancias entre los hogares de las personas y los CTH, la ayuda no siempre se encuentra al alcance de la mano”. En estos momentos de confinamiento y restricción de los movimientos, y en los que se prevé que los suministros de factor solo duren alrededor de dos meses, la inversión en la instrucción de los pacientes es imperativa. Satti animó a otras ONM a seguir el ejemplo a fin de ofrecer la mayor atención posible al mayor número de personas posible, y durante el mayor tiempo posible, mientras dure la crisis causada por la COVID-19 y en el futuro.