WFH NETWORK

La FMH lamenta el fallecimiento de Vladimir Ilijin (1956 – 2017)

Con enorme tristeza, la Federación Mundial de Hemofilia (FMH) se enteró del fallecimiento de Vladimir Ilijin, presidente de la Sociedad Serbia de Hemofilia (SSH), en diciembre pasado. Ilijin fue un miembro clave de la SSH desde sus inicios en el año 2000, y también participó activamente en diversas organizaciones más, entre ellas el Comité Nacional de Hemofilia en Serbia y el Consorcio Europeo de Hemofilia (CEH).

Para Ilijin, padecer hemofilia A grave con inhibidores no fue un obstáculo cuando se trató de trabajar incansablemente en nombre de la comunidad serbia de trastornos de la coagulación. Estaba dedicado a los miembros de la comunidad en toda la nación, y muchos de los éxitos en el país pueden atribuirse a su liderazgo. Entre estos éxitos se cuentan abogar por nuevos medicamentos, por terapia en el hogar y por tratamiento profiláctico para niños y adultos, así como el establecimiento del Grupo de padres. También contribuyó a muchos talleres sobre diversos temas, tales como salud dental, musculoesquelética y psicológica.

A nombre de la comunidad mundial de trastornos de la coagulación, la FMH desea expresar sus más sinceras condolencias a todos los familiares, amigos y colegas de Vladimir Ilijin.

La Sociedad Serbia de Hemofilia publicó el siguiente mensaje:

Desde la fundación de la Sociedad Serbia de Hemofilia en el año 2000, Vladimir participó activamente en las tareas de la organización, y durante los pasados ocho años fue presidente de su consejo directivo. Como persona con hemofilia A grave e inhibidores, con una salud muy frágil, pero con una voluntad férrea, se entregó desinteresadamente en busca de un futuro mejor para las personas con hemofilia y trató de obtener un mejor tratamiento para los pacientes en Serbia.

Para Vladimir nunca fue difícil hacer algo por nuestra Sociedad o por cualquiera de nosotros. Siempre pudimos obtener consejos certeros y honestos, ya sea que se tratara de problemas que habíamos enfrentado juntos durante un largo tiempo, o cuestiones personales. Era la voz de la razón y un verdadero amigo. Nos enriqueció a todos con su bondad y sus sabias palabras.

Vladimir era respetado y estimado mucho más allá del ámbito de la Sociedad. Era respetado por los trabajadores de la salud con quienes colaboraba, por representantes de las instituciones gubernamentales y otros aliados, y por nuestros amigos al exterior de Serbia.

Gran estratega con una visión para su comunidad, Vladimir planificaba y resolvía mesuradamente un problema a la vez. Representó a la Sociedad en el Comité de licitaciones del Fondo Nacional del Seguro Médico, así como en el Comité Nacional de Hemofilia. Se sentaba al lado de los mejores hematólogos y economistas de nuestro país, abogando por todos los pacientes de Serbia, ya sea que fueran de una pequeña comunidad al sur o de una gran ciudad al norte. Siempre afirmó que todos somos iguales y que todos los pacientes en nuestro país tienen derecho a un tratamiento igualitario.

Vladimir abogó por una colaboración activa de la Sociedad Serbia de Hemofilia con la FMH y con el Consorcio Europeo de Hemofilia, y apoyó todas las actividades conjuntas. Gracias a esto se realizaron más de 15 talleres tanto para miembros de la Sociedad como para trabajadores médicos. Estaba convencido de que el nivel de tratamiento solamente puede mejorarse mediante el conocimiento.

Siempre abierto a nuevas ideas, Vladimir apoyó el establecimiento del Grupo juvenil y de padres. Hizo una inconmensurable aportación a la labor de la Sociedad, y también mejoró la calidad del tratamiento para las personas con hemofilia en Serbia. Dedicó años de su vida a su visión de un mejor mañana. Trabajó en beneficio de todos nosotros. Echaremos de menos enormemente sus conocimientos, su experiencia y su tranquilidad para tomar decisiones difíciles.

Todas las personas que lo conocieron y que trabajaron con él recibieron con tristeza la noticia de su inesperada muerte. Esta es la única batalla que no logró ganar. Su recuerdo vivirá por siempre en nuestros corazones.

Nos corresponde a nosotros continuar la labor que la muerte de Vladimir detuvo.

Sociedad Serbia de Hemofilia