WFH NETWORK

Nuevo video explora la alianza de hermanamiento entre Moldavia y Polonia

Moldavia, el tratamiento de la hemofilia muchas veces puede encontrarse a horas de distancia, si es que acaso se encuentra disponible. Es por esto que para las personas con hemofilia de Chisinau, en Moldavia, la alianza de hermanamiento que la FMH ayudó a formar con Varsovia, Polonia, es fuente de mucha esperanza.

El último video de la serie sobre hermanamientos, patrocinado por Wyeth, sigue a pacientes y participantes de la alianza de hermanamiento del Instituto de Investigación de la Salud Materna e Infantil y de la Universidad Estatal Médica y Farmacéutica Testimitanu, ambos ubicados en Chisinau, con el Instituto de Hematología y Medicina de transfusión de Varsovia.

Lurie Dubovca es una de las muchas personas con hemofilia cuya historia se narra en este video que muestra la necesidad de una mejor atención de la hemofilia en Moldavia.

“Hay muchos casos en los que sufro una lesión, permanezco en casa y no solicito ninguna ayuda médica especializada”, afirma Lurie Dubovca. “En dos o tres días la hemorragia desaparece mientras permanezco en el hogar soportando mucho dolor.”

El hecho de que más de la mitad de las personas con hemofilia en Moldavia participaron en el primer simposio sobre hermanamiento organizado entre los dos países en diciembre de 2008 demuestra el compromiso para mejorar la atención.

“Nuestro hermanamiento con Moldavia es una empresa realmente valiosa”, dijo el doctor Jerzy Windyga, jefe del Departamento de Trastornos de la Hemostasia y Medicina Interna del Instituto de Hematología y Medicina de Transfusión en Varsovia. “El tratamiento ha cambiado mucho durante los pasados 25 años en Polonia y espero que también cambie en Moldavia.”