WFH NETWORK

Treinta años de servicio. Una persona increíble. Conozca a Kate Khair

La relación de Kate Khair con nuestra comunidad empezó hace más de tres décadas, al inicio de su carrera como enfermera, cuando un joven que recibía tratamiento tanto para el cáncer como para la hemofilia fue puesto bajo sus cuidados. Le llamó la atención su motivador espíritu, y recuerda con afecto cuando el chico organizó una “escapada” del pabellón del hospital a un bar local para tomarse una cerveza, mientras otros clientes del lugar miraban con curiosidad su sonda intravenosa. En aquel entonces atribuyó esta visión de la vida a la personalidad del paciente pero, conforme atendió a otros pacientes con trastornos de la coagulación, se dio cuenta de que esta pasión por la vida era un hilo conductor que une a la comunidad. Su larga relación con la comunidad es algo de lo cual se siente orgullosa, y señala que le encanta conocer a los nietos de los pacientes a los que atendió hace unos treinta años, aunque esto también la hace sentirse “realmente vieja”.

Su labor con pacientes del Reino Unido y su profundo amor por África alimentaron su deseo de viajar para ayudar a profesionales de enfermería de países en vías de desarrollo a atender mejor a sus pacientes. Esto la llevo a buscar un cargo en el Comité de enfermería de la FMH, jornada que culminó como presidenta del mismo hasta hace poco. A lo largo de los años, siempre ha quedado maravillada del ingenio y la dedicación de sus colegas de naciones en vías de desarrollo. Recuerda particularmente una experiencia trabajando con la Fundación de Hemofilia de Uganda, como parte del Programa de hermanamiento de la FMH. Kate trabajaba administrando tratamiento, ayudando a organizar campamentos de diagnóstico y era testigo del impacto que las donaciones de factor del Programa de ayuda humanitaria de la FMH tenían en pacientes adultos. La alegría que observó en los padres cuando el primer grupo de niños empezó a recibir tratamiento profiláctico ha sido, afirma, el recuerdo más memorable de su larga carrera.

Kate Khair
La labor que la FMH realiza es extremadamente importante y su motivación son siempre los pacientes a los que ayudan. Por menos del precio de un café diario, que ahora todos estamos ahorrándonos (debido a la pandemia), juntos podemos marcar la diferencia.

Algo que para Kate Khair realmente subrayó las dificultades que enfrentan los pacientes de países en vías de desarrollo ‒y que le demostró la manera en la que incluso intervenciones pequeñas inciden en cambios inconmensurables a nivel individual‒ fue visitar a familias ugandesas en sus hogares, muy alejadas de un camino “adecuado”, y en los que el acceso al agua y la energía eléctrica era limitado. Son experiencias como esta las que la motivan a apoyar a la FMH haciendo un donativo anual y afiliándose como miembro profesional. Últimamente ha quedado impresionada con el trabajo que la FMH realiza a fin de ayudar a mujeres con trastornos de la coagulación, señalando específicamente el liderazgo de la organización para convocar a la primera Cumbre mundial sobre mujeres y niñas con trastornos de la coagulación hereditarios. Kate cree firmemente que “todas las partes interesadas deben reunirse para fomentar el diagnóstico y el tratamiento de este grupo gravemente desatendido de nuestra comunidad.”

En palabras de Kate Khair: “La labor que la FMH realiza es extremadamente importante y su motivación son siempre los pacientes a los que ayudan. Por menos del precio de un café diario, que ahora todos estamos ahorrándonos (debido a la pandemia), juntos podemos marcar la diferencia.” No podríamos estar más de acuerdo. Agradecemos su servicio a nuestra comunidad, Kate. Por favor únase a ella y conviértase en valioso(a) donante o miembro profesional de nuestra comunidad, haciendo clic aquí.