WFH NETWORK

Programa de ayuda humanitaria de la FMH: Cambio perdurable para quienes más lo necesitan

La sólida base del éxito del Programa de ayuda humanitaria de la FMH radica en garantizar un abasto sustentable y pronosticable de productos de tratamiento. Una muestra de este éxito se presentó durante la sesión titulada “Ayuda humanitaria: Tratamiento para todos es la visión de todos”.

Assad Haffar, director del Programa de ayuda humanitaria de la FMH, encabezó e inauguró la sesión que puso de manifiesto la realidad que enfrentan muchas personas que padecen un trastorno de la coagulación en múltiples regiones del mundo. En numerosos países en vías de desarrollo, la falta de acceso al tratamiento constituye una necesidad urgente y un importante desafío en el ámbito de la salud pública. Desde 1996 se han donado 322 millones de unidades internacionales (UI) de productos de tratamiento a 90 países, gracias a los cuales ha sido posible proporcionar ayuda directa a más de 100,000 personas que la necesitaban de manera urgente. La ampliación del Programa de ayuda humanitaria de la FMH ahora abarcará más de 500 millones de UI de productos de tratamiento donados durante un periodo de cinco años, lo cual brindará un abasto predecible y permitirá que la FMH pueda por primera vez planificar y pronosticar necesidades.

Megan Adediran, directora ejecutiva de la Fundación de Hemofilia de Nigeria (FHN), inició su charla explicando la manera en la que se formó su organización. Fue el primer donativo de productos de tratamiento de la FMH lo que la motivó a establecer la FHN. A medida que se ha incrementado la tasa de diagnóstico en Nigeria, también se ha incrementado la necesidad de acceso a productos de tratamiento. La ampliación del programa de ayuda humanitaria de la FMH también ha incidido de manera importante en la comunidad de trastornos de la coagulación, más allá de proporcionar tratamientos preservadores de la vida. Antes de que se iniciara la ampliación en 2015, solamente 178 pacientes habían recibido diagnóstico en Nigeria. Un año después esa cifra había aumentado a 271 pacientes, conforme se corría la voz de que existía un abasto predecible de productos de tratamiento. “El Programa de ayuda humanitaria de la FMH ha traído esperanza a las familias”, afirmó Adediran. “Eso es lo que este programa ha logrado para el pueblo de Nigeria.”

Durante esta sesión, cada ponente explicó por qué es imperativo mejorar y preservar la atención para quienes más la necesitan. Thomas Sannié, presidente de la Asociación Francesa de Hemofílicos (AFH), habló sobre el trabajo que realiza la AFH junto con la FMH a fin de mejorar la situación en países francoparlantes de la región subsahariana de África, a través de la Alianza Francoafricana para el tratamiento de la Hemofilia (AFATH). “Lo que nos motiva a actuar es una visión compartida con todos nuestros aliados de hacer llegar el tratamiento a todas las personas que padecen trastornos de la coagulación”, afirmó Sannié.

El doctor Kibet Shikuku, presidente de la Asociación de Hemofilia de Kenia, continuó ilustrando la necesidad del Programa de ayuda humanitaria de la FMH. Enfatizó que es necesario acompañar estos donativos de labores educativas y de investigación.

Dado que Ahmed Naseer no pudo hacer su presentación durante esta sesión, su hematólogo, el doctor Shasahi Apte describió por todo lo que pasó Naseer hasta su cirugía de reemplazo de rodilla, la cual solo fue posible gracias a los donativos de la FMH. Esto enfatiza todavía más el impacto del apoyo a quienes más lo necesitan.

La sesión concluyó con una reflexión final del doctor Haffar: “Juntos podemos hacer posible lo imposible”. Si desea obtener más información sobre el Programa de ayuda humanitaria de la FMH visite www.treatmentforall.org.