WFH NETWORK

Salima Hadjammar: Entrevista con una receptora de las becas del Fondo en memoria de Susan Skinner

El Fondo en memoria de Susan Skinner (FMSS) fue establecido en 2007 por la Federación Mundial de Hemofilia (FMH) Estados Unidos con el propósito de apoyar la capacitación, la educación y el desarrollo de liderazgo de jóvenes mujeres con trastornos de la coagulación. Salima Hadjammar fue receptora de la beca del FMSS en 2010. Le hicimos algunas preguntas sobre la manera en la que la beca ha marcado una diferencia en su vida.

 ¿Por qué solicitaste una beca al Fondo en memoria de Susan Skinner?

Al principio fue una sugerencia del presidente de nuestra organización nacional de pacientes [una organización nacional miembro (ONM) de la FMH]. Cuando leí acerca del FMSS, me impresionó la dedicación de por vida de Susan Skinner para mejorar las vidas y el tratamiento de las personas con trastornos de la coagulación. Fue fuente de inspiración y pensé que participar en el Congreso Mundial de la FMH ‒y conocer personas de todo el mundo con el mismo propósito que yo‒ me daría la confianza y el valor necesarios para enfrentar los muchos desafíos que se me presentan como persona con EVW.

¿Por qué consideras importante que esta beca se le otorgue a una mujer?

Cuando le digo a alguien que “tengo un trastorno de la coagulación”, con frecuencia la respuesta es “¡Ah!, ¿tienes hemofilia? ¡Pensé que era una enfermedad de varones!” Enseguida, tengo que explicar todo. La verdad es que las mujeres con frecuencia son olvidadas cuando se trata de trastornos de la coagulación, aun cuando algunas veces padecemos mucho más debido a la menstruación y el embarazo. Creo que el hecho de que esta beca sea solo para mujeres es un buen recordatorio de que estamos igualmente afectadas que los varones. Nos permite expresarnos y ser escuchadas.

¿Cómo incidió haber recibido la beca en tu participación en la comunidad de trastornos de la coagulación?

Al aprender acerca de la atención de la salud y la investigación alrededor del mundo me di cuenta de lo mucho que hay que hacer y de lo duro que debemos trabajar para lograr el cambio. Pero también me di cuenta de que el cambio es posible y de que ningún desafío es insuperable dados los grandes avances logrados en los últimos 20 años. Por ende, fue una gran motivación para mí como miembro de la comunidad, y en mi vida personal y mi trabajo.

¿Qué fue lo más importante que aprendiste de tu participación en el Congreso Mundial de la FMH?

¡Me dio una buena dosis de autoestima! En ese entonces, yo era muy joven. Ser reconocida por tantas personas excelentes… hablar con ellas y aprender de ellas fue una experiencia muy instructiva.

Si tuvieras un consejo que darle a una futura receptora de la beca del FMSS, ¿qué le dirías en una sola oración?

¡Nunca te des por vencida! Nunca, nunca, nunca…

¿Sigues participando en una organización dedicada a los trastornos de la coagulación? En caso afirmativo, ¿qué papel desempeñas?

Sí. Recientemente me afilié a una organización de hemofilia en la región de Alsacia, en Francia. En septiembre pasado, me mudé de Argelia a Estrasburgo, en Alsacia, para estudiar una maestría de dos años en aseguramiento de la calidad de productos médicos. Cuando me mudé me puse en contacto con la organización regional de hemofilia, que me ayudó mucho, así que naturalmente me afilié a su nueva oficina luego de su reunión anual 2017.

Para conocer más acerca del Fondo en memoria de Susan Skinner (FMSS), de Salima Hadjammar, y de muchas otras receptoras de las becas del FMSS haga clic aquí.